Website Security Test

Blog de Coaching y Consultoría PsicológicaDiego Grispo

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Carl Rogers

Versión para impresiónPDF version

Reconocemos en Carl Rogers a uno de los terapeutas e investigadores que más influyeron en las nuevas corrientes psicoterapéuticas, instaló y desarrolló un particular enfoque basado en la premisa de que es el paciente el que debe tener el control total de su propia terapia.

De esta forma, Rogers enuncia lo que llamó “terapia no directiva”, reforzando el concepto de que el terapeuta no debe tratar de ayudar de forma activa al cliente  como si fuera un guía, sino que debe permitir que sea él mismo quien controle la marcha de la terapia.

A lo largo de sus estudios empíricos descubrió que toda persona posee las capacidades para encontrar su camino y mejorar.

Esta nueva aproximación promulgada por Rogers rompe con el modelo tradicional llamado “Modelo Médico Hegemónico”, que planteaba una tendencia de liderazgo bien definida a cargo del terapeuta, relegando al paciente el mero papel de seguidor obediente de las decisiones de quien ostenta el liderazgo.

Para Rogers, un terapeuta es un comprensivo ayudante que escucha.

Esto quiere decir que en el vínculo terapéutico, se debe generar una auténtica comunicación comprensiva y empática. Y es el terapeuta el responsable directo de generar ese estilo comunicativo, desarrollando una actividad que él denominó “escucha activa”.

Esto es posible gracias a que, según Rogers, el hombre cuenta con todas las condiciones conducentes hacia la socialización y autoconservación que le brinda su propia naturaleza,  incluso en momentos críticos de su vida.

El hombre, siendo respetado como sujeto de derecho y promovido sin juicios previos hacia el reconocimiento y vivencia de su libertad, es capaz de desarrollar su tendencia realizadora.

Esta es la clave del “tratamiento no directivo” o “psicoterapia centrada en el cliente” de C. Rogers.

El concepto de “tendencia realizadora” surge como una contraposición humanista superadora frente a los supuestos anteriores que hacían del hombre un ser malvado y, desde el punto de vista de la religión, un ser de naturaleza pecaminosa. Son el propio Freud y sus seguidores quienes, además, convalidan estos pensamientos agregando que la naturaleza humana básica está compuesta primariamente por instintos que, cuando se manifiestan, ocasionan comportamientos no deseables como asesinatos, crímenes, etc.

Frente a esta visión negativa de la humanidad, aparecen defensores de la positividad en la figura de Maslow, por ejemplo, quien defiende la naturaleza humana, señalando que las emociones consideradas antisociales resultan de la frustración de impulsos básicos que buscan seguridad y pertenencia.

En palabras del propio Rogers, y reforzando este concepto, nos cuenta en el “El proceso de convertirse en persona” en el apartado “El descubrimiento de que la esencia de la personalidad es positiva”, pag. 48,  que

“Al repasar mis años de experiencia clínica e investigación pienso que he tardado mucho en advertir la falsedad de este concepto tan difundido tanto en el ámbito profesional como entre los profanos. Creo que la razón de ello reside en el hecho de que en la terapia se manifiestan continuamente sentimientos hostiles y antisociales, de manera que es fácil suponer que esto revela la naturaleza más profunda, y por consiguiente básica, del hombre. Poco a poco llegué a comprender que estos sentimientos indómitos y antisociales no son los más profundos ni poderosos y que la esencia de la personalidad humana es el organismo en sí, orientado hacia la socialización y la autoconservación”

Todos estos conceptos mencionados hasta ahora son los permitieron a C. Roger construir todo el andamiaje del concepto de “Cliente” reemplazando al tradicional paradigma de “paciente”.

En apretado resumen, las características del cliente en el nuevo modelo psicoterapéutico son

  1. El cliente es activo.
  2. Resuelve problemas.
  3. Propone alternativas de soluciones.
  4. Domina el tratamiento.
  5. Actúa en plena libertad y conciencia.
  6. Conoce y se informa respecto a medios de solución.
  7. Confronta opiniones.
  8. Tiene una gran reserva de información en su experiencia de vida para obtener el mejor modelo de solución.

Los invito a ver una sesión de prueba de Carl Rogers

 

 

Añadir nuevo comentario

You must have Javascript enabled to use this form.