Website Security Test

Blog de Coaching y Consultoría PsicológicaDiego Grispo

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Entrenamiento en Asertividad

Versión para impresiónPDF version

Esta entrada podría considerarse la continuación de "Las Habilidades sociales y la Asertividad" les recomiendo leerla antes.

Gran parte del Entrenamiento Asertivo pasa por aprender a defender los propios derechos personales, por lo que adquiere vital importancia aprender a expresar pensamientos, emociones y creencias de forma honesta y apropiada.

En apretado resumen podemos decir que la conducta asertiva domina 4 patrones específicos:

  • La capacidad de decir “no”.
  • La capacidad de pedir favores y hacer requerimientos.
  • La capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos.
  • La capacidad de iniciar, continuar y terminar conversaciones.

Lo pasos mínimos a dar durante el entrenamiento en conducta asertiva son:

  1. Identificar el estilo de conducta de la relación.
  2. Conocer el cambio u objetivo deseado en esa relación.
  3. Practicar y ensayar una conducta asertiva adecuada a la situación.

Veamos cada uno de estos pasos con mayor detalle.

 

Identificar el estilo de conducta de la relación

Es un importante autoaprendizaje. ¿Qué estilo tengo yo? ¿Cómo reaccioné frente a determinados problemas?

Es básico que contestemos honestamente a estas preguntas

  • ¿Amenacé, insulte o acusé? Tengo un estilo agresivo.
  • ¿Evité expresar mis deseos, opiniones o intereses? tengo un estilo pasivo.
  • ¿Expresé mis deseos u opiniones a esa persona sin ataques y respetando sus sentimientos? Mi estilo es asertivo

 

Conocer el cambio u objetivo deseado en esa relación

El segundo paso es saber cuál es nuestro objetivo, el cambio que deseamos y su planteamiento.

Tenemos que concretar lo que deseamos u opinar de manera clara y concisa, para que la otra persona pueda entendernos.

Tenemos que dejar de ser generalistas cuando pedimos algo, ya que suele dar lugar a malentendidos. Hay que expresar nuestros deseos de forma clara y específica.

 

Practicar y ensayar una conducta asertiva adecuada a la situación

Es esencial. Las habilidades sociales no se adquieren de un día para otro. Debemos hacerlas nuestras mediante la práctica constante.

La práctica para expresar deseos u opiniones puede hacerse a solas. Manifestando nuestros deseos en voz alta frente a un espejo, por ejemplo.

En primer lugar, tenemos que describir de manera clara la situación que nos desagrada si esta existiera.

En segundo lugar hay que expresar lo que sentimos por esa situación. Tenemos que hacerlo en primera persona (¡siempre evitando acusar al otro!)

En tercer lugar, si fuera necesario, pedir un cambio en la conducta. El pedido debe ser concreto y específico sobre una actitud concreta y específica.

En último lugar, siempre, agradecer la atención que se nos ha brindado aunque solo sea por el haber escuchado la queja y la petición.

Pero es obvio que en la vida real la cosa no es tan lineal ni los pasos sucederán en una especie de solución de continuidad estilo monólogo. La otra persona responderá y seguirá intentado hacer valer su interés con su comportamiento habitual, criticándonos o acusándonos.

Esto ocasionará desencuentros para los que conviene estar preparados. Para estos casos presento algunas técnicas asertivas específicas que deberán entrenarse.

  • Técnica del disco rayado: repetir su punto vista con tranquilidad y sosiego, sin dejarse llevar por aspectos irrelevantes y sin entrar en discusiones (Sí, pero… Sí, lo sé, pero mi punto de vista es… Estoy de acuerdo, pero… Sí, pero yo decía…)
  • Técnica del acuerdo asertivo: se trata de responder a una crítica admitiendo que se ha cometido un error, pero separándolo del hecho de ser buena o mala persona. (Sí, me olvidé de nuestra cita. Por norma general, suelo ser más responsable)
  • Técnica de la pregunta asertiva: consiste en incitar a la crítica para obtener información que se podrá utilizar en nuestra argumentación. (¿Qué hay en mi forma de hablar que te desagrada?)
  • Aplazamiento asertivo: se pospone la discusión para otro momento en el que se controlen más las emociones y la situación.
  • Banco de niebla: se aparenta ceder terreno sin cederlo realmente. (Es posible que tengas razón, pero…)
  • Técnica de la ironía asertiva: respondiendo positivamente a la crítica hostil. (Gracias…)
  • Técnica del quebrantamiento del proceso: responder a la crítica con una sola palabra o con palabras lacónicas. (Sí… No… Quizás…)

Para terminar, y más allá de las técnicas y prácticas en el entrenamiento de habilidades sociales, creo necesario volver a concentrarnos en los conceptos básicos de la asertividad. Cito al investigador Vicente Caballo al respecto.

“La conducta asertiva implica la expresión directa de los propios sentimientos, necesidades, derechos Legítimos u opiniones sin amenazar o castigar a los demás y sin violar los derechos de esas personas. El mensaje básico de la aserción es: Esto es lo que yo pienso. Esto es lo que yo siento. Así es como veo la situación. El mensaje expresa quien es la persona» y se dice sin dominar. Humillar o degradar al otro individuo. .... La aserción implica respeto (no servilismo). El servilismo consiste en actuar de manera servil como si la otra persona estuviera en lo cierto, o mejor simplemente porque la otra persona es mayor, más poderosa, con más experiencia o con más conocimientos o es de una raza o sexo diferentes. Hay dos clases de respeto implicadas en la aserción: el respeto hacia uno mismo, es decir, el expresar las necesidades propias y defender los propios derechos, así como mi respeto hacia los derechos y necesidades de la otra persona.”

Estos derechos de los que habla Caballo deben reflexionarse y comprenderse hasta el punto tal de que su aplicación y uso en la vida diaria nos permita comunicarnos de forma natural... asertivamente.

Los derechos enumerados por Vicente Caballo en su “Manual de evolución y entrenamiento de las habilidades sociales”, son los siguientes.

  1. El derechos a mantener tu dignidad y respeto comportándote de forma habilidosa o asertiva- incluso si la otra persona se siente herida- mientras no violes los derechos humanos básicos de los demás
  2. El derecho a ser tratado con respeto y dignidad
  3. El derecho a rechazar peticiones sin tener que sentirse culpable o egoísta
  4. El derecho a experimentar y expresar tus propios
  5. El derecho a detenerte y pensar antes de actuar
  6. El derecho a cambiar de opinión
  7. El derecho a pedir lo que quieres (dándote cuenta que la otra persona tiene derecho a decir que no)
  8. El derecho a hacer menos de lo que humanamente eres capaz de hacer
  9. El derecho a ser independiente
  10. El derecho a decidir qué hacer con tu propio cuerpo, tiempo y propiedad
  11. El derecho a pedir información
  12. El derecho a cometer errores – y ser responsable de ellos
  13. El derecho a sentirte a gusto contigo mismo
  14. El derecho a tener tus propias necesidades y que esas necesidades sean tan importantes como las necesidades de los demás. Además, tenemos el derecho de pedir (no exigir) a los demás que respondan a nuestras necesidades y de decidir si satisfacemos las necesidades de los demás
  15. El derecho a tener opiniones y expresarlas
  16. El derecho a decidir si satisfaces las expectativas de otras personas o si te comportas siguiendo tus intereses- siempre que no violes los derechos de los demás
  17. El derecho a hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo, en casos límite, en que los derechos no están del todo claros
  18. El derecho a obtener aquello por lo que pagas
  19. El derecho elegir no comportarte de manera asertiva o socialmente habilidosa
  20. El derecho a tener derechos y defenderlos
  21. El derecho a ser escuchado con dignidad y a ser tomado en serio
  22. El derecho a estar solo cuando así lo escojas
  23. El derecho a hacer cualquier cosa mientras que no violes el derecho de otra persona.

Conocer, reconocer y ejercer estos derechos constituye un mapa razonable en el dominio de la comunicación interpersonal que nos da la clave para realizar vínculos saludables y no distorsionados.

Añadir nuevo comentario

You must have Javascript enabled to use this form.