Website Security Test

Blog de Coaching y Consultoría PsicológicaDiego Grispo

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

La distinción en la Ontología del Lenguaje

Versión para impresiónPDF version

La disinticiónEl diccionario y, por qué no, el sentido común, nos dice que el concepto “distinción” está asociado a la percepción de que una cosa no es otra o de que una cosa no es semejante a otra.  

En otras palabras, el concepto de distinción abarca también el conocimiento de las diferencias entre unas cosas y otras. Distinguir algo es separarlo del total.

Todos los seres humanos compartimos distinciones básicas, estas son, las que dependen de nuestra biología. Por ejemplo, al espectro de luz que es visible a los seres humanos lo componen un tipo de distinciones que llamamos “colores”, es importante aclarar, que la distinción “colores” no es compartida por una persona ciega. Encontramos con este ejemplo un caso claro donde la biología se convierte en un claro límite para la adquisición de distinciones.

Cuando un grupo humano desarrolla una actividad profesional o una especialidad está estableciendo todo un espacio de distinciones que pueden no ser obvias para un grupo que no tenga pertenencia o participación a dicho grupo..

Por ejemplo, un grupo de médicos tendrá un espacio de distinciones que es distinto al espacio de distinciones en el que opera un grupo de ingenieros.

Socialmente hablando, cuando los seres humanos se agrupan irán adquiriendo distinciones que le serán obvias a tal grupo pero que pueden ser totalmente desconocidas para otros grupos.

Para la ontología del lenguaje el concepto de distinción es una distinción en sí mismo. Y, además, sostiene que sumando mas y mas distinciones a nuestro conocimiento es la forma en que construimos nuestra interpretación del mundo.

Al incorporar una distinción aumentamos nuestra capacidad de acción.

Un espacio de distinciones nos permiten observar, diseñar, darnos explicaciones  y actuar sobre un fenómeno determinado.

Entonces, la interpretación del mundo que hacemos o las explicaciones que damos y nos damos sobre los hechos que observamos son un conjunto de proposiciones fundamentadas en las distinciones que poseemos.

Un espacio de distinciones estará necesariamente limitado por lo que nos define como persona, pudiendo enumerar

  • la biología,
  • nuestra cultura,
  • nuestra profesión,
  • nuestra religión,
  • etc.

Desde la Ontología del Lenguaje decimos que algo, luego de procesarlo intelectualmente, se convierte en una distinción adquirida cuando podemos separarla en el lenguaje como algo diferente.

Toda especialidad habilita un espacio de distinciones. Las distinciones una vez incorporadas pasan a formar parte de lo que es obvio para la persona.

Pero incorporar y acumular distinciones conlleva aparejada la trampa de creer que cada vez estamos más cerca de saberlo todo, que cada vez estamos más cerca de describir la realidad.

Y no debemos olvidar que las distinciones no nos permiten describir la realidad, las distinciones sólo nos permiten describir como observamos la realidad.

Que no es poco.

 

Añadir nuevo comentario

You must have Javascript enabled to use this form.