Website Security Test

Blog de Coaching y Consultoría PsicológicaDiego Grispo

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Liderazgo y Coaching

Versión para impresiónPDF version

John Quincy Adams, político, economista y diplomático de los Estados Unidos, el que fuera el 6º presidente de la unión en 1825, dijo alguna vez:

“Si tus acciones inspiran a los demás a soñar más, aprender más, hacer más y convertirse en más, entonces puedes considerarte un líder”

Creo que la importancia de esta definición es que pone en evidencia la dimensión social de un Líder. Pero ¿es esta una característica necesaria en un Líder?

El Dr. Ralph Stogdill, quien estudió este tema como nadie y es el autor del “Manual del Liderazgo”, de 1974, que pese a llevar a cabo una revisión de más de 3000 libros y artículos, manifestó que los datos estudiados no le permitían una comprensión integrada del liderazgo. Entonces dijo:

“Existen casi tantas definiciones del liderazgo como personas que han tratado de definir el concepto.”

¿Porqué es tan importante  entender qué es el liderazgo? Porque del estilo de liderazgo que se practica y su comprensión puede aparecer la clave hacia la solución de problemas de la empresa moderna.

La cuestión fue, entonces, el principio ¿El líder nace o se hace?

Durante la primera mitad del siglo XX la teoría del liderazgo estuvo dominada por lo que se conoce como “liderazgo situacional”, que predicaba que los líderes nacían así y se manifestaban cuando el contexto hacía necesario el surgimiento de sus características. Esta corriente de pensamiento siempre plantea como ejemplo típico a Sir Winston Churchill y su natural enfrentamiento contra la Alemania nazi de Hitler. Es casi como decir que sin Hitler… Churchill no habría brillado.

Hacia finales del siglo XX las teorías del Dr. Stogdill habían oscilado desde ambos extremos del innatismo o no del liderazgo y,  finalmente, concluyó por la línea del medio manifestando que “hay un vínculo entre los rasgos innatos y las habilidades aprendidas en la gestión de grupos humanos”.

Podemos decir que, justamente, es en los últimos 20 años del siglo XX cuando las teorías alrededor del liderazgo comienzan a crecer. Es cuando comenzamos a hablar de liderazgo transaccional y transformacional de equipos (sin definirlos, sólo aclaro que ambos tipos se centran en la eficacia de la interacción humana.)

Ya es comúnmente aceptado que para tener éxito en nuestras relaciones profesionales, sociales y personales, necesitamos algo más que estudios y conocimientos técnicos.

Es por ello que las empresas comienzan poco a poco a darle a sus Directivos capacitación en coaching con la idea de que la gestión adquiera una nueva dimensión.

Estoy hablando de proveer a los Directivos de un extra de conocimiento y nuevas habilidades que le ayuden a optimizar la gestión de grupos en tiempos difíciles.

Voy a intentar definir ese “extra” enumerando un par de ejemplos

Si decimos que

  • Un Directivo se centra en los sistemas y la estructura.
    • Un Líder se centra en las personas y su relación con los procesos.
  • Un Directivo es reactivo y se focaliza en resolver problemas y gestionar conflictos, es porque su función es fruto de la necesidad.
    • Un Líder está más allá de la reactividad, se posiciona desde la creatividad sin esperar la necesidad, involucrando su energía desde el deseo, mientras gestiona procesos y personas.

Es la figura del Líder (más que la de un Directivo) la que está capacitada para generar y aplicar un aprendizaje que responda a las necesidades del momento. Un aprendizaje paralelo a la dinámica del trabajo y la situación empresarial.

Porque en general aseguramos que los Líderes que hacen coaching se destacan por:

  • generar más lealtad
  • comunicar una expectativa de mejora continua
  • mejorar los ambientes de trabajo
  • comunicar mejor, interna y externamente, la problemática que perciben por encima y por debajo de su posición.

Un Líder es la mejor forma de combatir el dicho que expresa

“La gente no renuncia a las empresas, renuncia a los malos jefes”

Por extensión, la gente rara vez renuncia a un Líder.

Porque los líderes que hacen coaching son creadores de oportunidades, abriendo puertas y oportunidades a otros.

Inspiran a sus equipos a obtener mayores resultados con un enfoque de crear oportunidades, comunicación honesta e involucramiento en los proyectos a completar.

Elevan los estándares de su gente utilizando las competencias conversacionales y la comunicación asertiva, esto es,  en resumen, utilizando las palabras adecuadas que inspiran a integrarse y trabajar en grupo de una manera abierta, eficiente y en total confianza.

Por eso, si su empresa está pensando en invertir en el desarrollo de ese “extra” de habilidades a sus directivos, no lo dude, contrate un coach.

Y a propósito… yo lo puedo ayudar. ¡Contáctame!

Añadir nuevo comentario

You must have Javascript enabled to use this form.