Si te mudas a Marte no te olvides las vacunas

Sabemos que la vida en la Tierra comenzó muy temprano. Todo apunta a que, en cuanto el planeta se enfrió, la vida apareció.

También sabemos que las probabilidades son mayores si el enfriamiento coincide con la existencia de agua en estado líquido. Es más, parece que lo contrario es más cierto aún, es decir, sin la existencia de agua la probabilidad de vida desciende a cero.

¿Pero porque este fenómeno debe ser solo potestad de nuestro planeta?

Lo que suponemos es siempre una prolongación de nuestra interpretación. Y fuera del ambiente científico, en general, esperamos que al encontrar vida sea tal cual la conocemos en la Tierra y, si encontramos inteligencia, creemos que será a imagen y semejanza de la inteligencia humana.

Son evidentes errores de apreciación.

Los científicos tienen más amplitud de miras y no solo buscan «vida», sino que están también a la caza de rastros de esta.

Como buenos rastreadores, comienzan en escanear indicios ¿de vida? No. Indicios de agua.

Ya que dijimos que sin ella la vida era imposible, subamos entonces las probabilidades de hallarla buscando rastros de agua, especialmente: líquida.

Pero el agua en estado líquido puede o pudo haber adoptado diversas formas. Lagos y mares es lo primero que se nos ocurre buscar. Es lo obvio. Pero también es agua el hielo polar y los manantiales termales. Es más, cualquier humedad en piedras subterráneas es agua. Y por eso los científicos son optimistas con respecto al planeta rojo.

La revista Science del 24/07/2018 comunicó que una exploración de radar desde el Mars Express, propiedad de la Agencia Espacial Europea, detectó la existencia de lo que parece ser un lago subterráneo. ¡Bingo! O lo que es lo mismo en este caso: ¡Agua!

La imagen de nuestro lago, que está bastante cerca del polo sur, mide unos 20 km de extensión con centro en las coordenadas 193º E, 81º S.

Esta información surge de estudiar los perfiles obtenidos desde mayo de 2012 a diciembre de 2015, con un radar de baja frecuencia llamado MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding).

Después de estudiar las distintas áreas reflectantes, encontraron compatibilidad con la existencia de agua al medir constantes dieléctricas altas, por encima de los 15.

Pero también hay varias objeciones a evaluar.

Primero, altas temperaturas imperantes, la presencia de agua en estado líquido implicaría una gran concentración de sal o algún otro elemento químico que elevara el punto de congelación. Esto no descartaría la existencia de vida, pero es un punto a estudiar.

Segundo, la total ausencia de luz no siempre es compatible con la vida. Aunque esto tampoco la descartaría del todo.

Para ejemplo solo basta un botón y en nuestro propio planeta, en las profundidades de nuestros mares donde hay mucha sal y total oscuridad, además de una presión terrible, es posible encontrar vida y en formas bastante complejas.

No esperamos tanta complejidad en Marte, de hecho, nos conformaríamos con la simpleza más absoluta.

Los científicos creen que podemos ser optimistas con el planeta rojo y apuestan a que encontremos vida de algún tipo.

Cabe decir que, a medida que la complejidad de una especie aumenta, la cantidad de miembros que la componen es menor. Por ejemplo, viven muy pocos miembros de especies de mamíferos, pero muchísimos miembros de especies de insectos. Y muchos más miembros de virus o bacterias.

En otras palabras, la probabilidad de que encontremos vida no tiene nada que ver con la probabilidad de encontrar vida en una forma compleja.

La vida es vida y no debemos sucumbir a nuestras expectativas de encontrar alguna con la que podamos comunicarnos.

Al confirmarse estos hallazgos del MarsExpress podemos decir que las probabilidades de encontrar vida han aumentado.

Y esa, por si misma, ya es una buena noticia.

COMENTARIOS EN FACEBOOK