Website Security Test

Blog de Coaching y Consultoría PsicológicaDiego Grispo

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

Blog de Coaching y Consultoría Psicológica

¿Te doy un consejo?

Versión para impresiónPDF version

Dice un viejo refrán:

“Consejos vendo y para mí no tengo”

Y hace referencia a la persona que parece saber qué deben hacer los demás sin ser capaces de llegar a buen puerto en sus propios asuntos. O en otras palabras, que no sabe utilizar para sí mismo los consejos que brinda a los demás.

Pero ¿qué es un consejo?  A ver, según el Diccionario de la Real Academia Española, un consejo es:

Opinión que se expresa para orientar una actuación de una determinada manera.

Además, aclara el Diccionario Panhispánico de Dudas que un consejo es una

"Recomendación que se hace a alguien para su bien"

A primera vista, esto no parece malo ya que, por lo menos para este diccionario, un consejo tiene como fin hacer el bien.

Así que reuniendo a las dos definiciones y, por qué no, al saber popular, un consejo intenta ponerte en acción para tu bien.

A raíz de estas definiciones podemos plantear nuevas preguntas

  • ¿Cualquiera puede dar un consejo?
  • ¿Quién lo valida?
  • ¿Qué es lo que hace que sea válido un consejo?
  • ¿Qué es lo que hace que sea válido para mí?

Por eso algunos ponemos en tela de juicio este saber popular de que un consejo pueda hacer el bien.

Volvemos al principio entonces, ¿qué es un consejo?

Un consejo es una frase que esconde un juicio.

Y un juicio siempre nos habla más de la persona que lo emite que de la persona que lo recibe. ¿Por qué? Porque un juicio se construye y se funda en la experiencia de las acciones que la persona que lo emite ha acumulado.

Un consejo es un juicio que esconde un mapa pidiéndote que actúes de determinada forma.

Un consejo indica que te pongas en acción en una determinada dirección.

¿Se puede garantizar que te será de utilidad? Evidentemente, es imposible garantizar eso de ninguna forma.

El coach que da consejos o te cuenta sus éxitos o fracasos no es un coach. No digo que no pueda ser una excelente persona o un gran amigo. Pero, definitivamente: no es un buen coach.

Y en tu caso particular ¿para qué pedís un consejo?

Aun dando por sentado la buena fe con la que puedan darte el consejo, ¿podrá permitirte accionar haciendo el cambio que necesitas?

Porque lo único que está claro es que si pedís un consejo es porque creés que necesitas hacer un cambio. Creés que necesitas una indicación de hacia donde moverte.

Y un buen Coach te dirá que si el cambio que operes no surge de tu más profunda reflexión, lo más probable es que no sea el cambio que necesitas.

Es por eso que el coaching funciona: porque un verdadero Coach no da consejos, no te enseña el camino ni vende iluminación.

El verdadero Coach, te ayuda a reflexionar en las acciones que lleves a cabo para obtener tus metas.

Te ayuda a reflexionar sobre cómo medir tu avance hacia esas metas, sesión a sesión.

Un Coach te acompaña hasta tu meta, una meta que vos mismo elegiste, por un camino que vos elegiste.

Por eso puedo decirte con una mano en el corazón que si buscás un consejo es mejor acudir a un buen amigo que cumpla esa función. (Y si al que le piden el consejo sos vos aquí te dejo un enlace de cómo hacerlo lo mejor posible.)

En resumen, para consejos, mejor un viejo amigo pero para reflexionar hacia el cambio que quieres a hacer y no te decides por dónde empezar....

No lo dudes: un coach.

¡Contáctame!

Etiqueta: 

Añadir nuevo comentario

You must have Javascript enabled to use this form.